Ignorando a (casi) todo el electorado

En democracia, se supone, los políticos responden a la opinión pública. Cuando los votantes de tu distrito o las bases del partido empiezan a quejarse sobre algo, y las encuestas empiezan a mostrar mayorías decentes a favor o en contra de una cuestión, nuestros representantes tienden a responder a ello, intentando ganar elecciones.

Esa es la teoría. A la práctica, todos hemos escuchado críticas sobre cómo los políticos nunca nos hacen caso, los grupos de presión y los lobbies tienen todo el poder del mundo y sólo los ricos y poderosos parecen ser capaces de ejercer influencia. Los legisladores en una democracia representativa responden a incentivos, pero las voces que escuchan están fuertemente filtradas por la estructura de poder real.

elecciones[1]¿Cuál de estas dos visiones es más cercana a la realidad? Martin Gilens y Benjamin Page, de Princeton y Northwestern, han analizado 1.779 decisiones sobre políticas públicas en Estados Unidos durante los últimos 20 años, evaluando qué factores parecen tener más peso en cada votación. Para ello los autores han compilado una (titánica) base de datos que incluye el estado de la opinión pública sobre cada tema en concreto en el momento previo a la votación, especificando las preferencias de los votantes según nivel de renta (en la decida con menos renta, renta mediana y el 10% con más ingresos, concretamente); y el número de grupos de presión de interés y lobbies relevantes a favor y en contra de la iniciativa, tomando los datos de las clasificaciones de Forbes. Con esto, han construido un modelo estadístico evaluando qué factor tiene mayor peso en cada una de las votaciones.

El análisis ofrece unas conclusiones bastante deprimentes. Si mantenemos las preferencias de los grupos de presión y los votantes más ricos constantes, a los políticos les importa un rábano la opinión pública: la probabilidad que hagan lo que pide la mayoría no varía un milímetro. Si el votante mediano está en contra, hay un 30% de probabilidad que la política pública impopular salga adelante. Si están a favor, la probabilidad que sea aprobada es un 30% igualmente. Si el tema es del interés de l 10% de votantes más ricos, sin embargo, los números cambian de forma dramática. Si la mayoría de ricos se oponen a algo, la probabilidad que salga adelante cae a cero; si están a favor, la ley será aprobada un 50% del tiempo. Las cifras son aún más dramáticas si miramos a grupos de interés, con los lobbies empresariales teniendo una capacidad de influencia enorme cuando actúan de forma coordinada. Los grupos de presión “de masas” (sindicatos, organizaciones religiosas, asociaciones de veteranos, etcétera) tienen también una capacidad de influencia considerable, aunque significativamente menor que los grupos empresariales.

Resumiendo: si los autores están en lo correcto, en Estados Unidos los políticos hacen caso, ante todo, a los lobbies empresariales. En segundo lugar, a cierta distancia, los legisladores se preocupan de lo que piensa el 10% de votantes con más ingresos y los grupos de interés organizados de masas estilo foro de la familia, asociaciones de jubilados y demás. Lo que diga el votante mediano le importa un comino, y a los pobres ni sabe que existen. Es para echarse a llorar.

Aún así, vale la pena recordar unas cuantas cosas. Primero, antes que vayamos a quejarnos del imperio del neoliberalismo en España es necesario recalcar que los autores hablan de Estados Unidos. Aunque los dos países pueden parecer comparables con eso que hay elecciones y se vota en ambos, los sistemas políticos no se parecen en absoluto. La parte del artículo que habla sobre “aprobar leyes” debería sea una pista importante; los grupos de presión en España han sido incapaces de convencer que Rajoy haga nada, así que mucha influencia no pueden tener.

Por añadido, cualquier modelo estadístico es tan fiable como los datos empleados para estimarlo, y desgraciadamente en este caso los datos no son demasiado espectaculares. Las cifras utilizadas para estimar preferencias de los votantes según nivel de renta son bastante torpes, y realmente sólo capturan votantes acomodados, no las élites económicas (la decila superior empieza en $146.000 al año, algo que no es especialmente ultra-rico), y los indicadores sobre grupos de presión son sugerentes pero muy poco precisos. Los mismos autores reconocen que el modelo parece agrietarse cuando incluye todas las variables, perdiendo parte del poder explicativo, algo que no acostumbra a ser buena señal.

Otro problema añadido puede ser un sesgo negativo en las políticas analizadas – los grupos de interés, por ejemplo, están oponiéndose a cambios en políticas públicas en la mayoría de debates. El sistema político americano está diseñado para favorecer el status quo: es mucho más fácil proteger una ley existente que cambiarla. Dado que los ricos y grupos de interés estarán más a menudo en el bando conservador, las cifras pueden sobrestimar su capacidad de influencia.

Aún con estas objeciones, es importante recalcar una cosa: de todas las variables en la regresión, el votante mediano es el que tiene mejores datos, y todas los modelos lo dejan con cero capacidad de influencia. La única manera que los ciudadanos de a pie puedan ganar peso es organizándose, formando asociaciones, grupos de interés y sindicatos. La muerte del sindicalismo americano en las últimas tres décadas, bajo esta perspectiva, es una pérdida infinitamente mayor que el final de la negociación colectiva en unas pocas empresas.

Es una conclusión deprimente, sin duda, pero habiendo visto el sistema político americano desde (relativamente) cerca, no me sorprende gran cosa.

escrito por  el 11 abril, 2014 en InternacionalPolítica (http://politikon.es)

Anuncios

4 comentarios en “Ignorando a (casi) todo el electorado

  1. Pingback: Ignorando a (casi) todo el electorado

  2. ¿Existe mayor “ignorancia del electorado” que un nivel abstención de casi el 60% y que les importe un bledo?

    Siempre he pensado que por salud democrática cualquier elección con una participación inferior al 75% debe de ser declarada nula.

    Por otro lado, curioso eso de “los pobres ni saben que existen”. Bajo mi punto de vista es el votante medio el siempre perjudicado. A los ricos todos les hacen la ola, es lógico, son ricos y aunque no queramos, tienen mucho poder… pero es que “a los pobres” también se les suele hacer mucho caso… y mucho más en EE.UU. donde “los pobres” se identifican con cierta raza o grupo étnico.

    • Y creo que tienes gran parte de razón. Al final lo que acaba confirmando esto es lo que nos temíamos: que las leyes se hacen sólo para los que tienen poder de influencia.

      Bienvenida al blog. Eres libre de escribir cuanto quieras.

      Saludos,
      B

      • Sólo era cuestión de tiempo que terminara encontrando a alguien crítico pero no fanático ni friki

        Muchas gracias por dedicar tu tiempo a seleccionar y comentar noticias realmente interesantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s